¿Quieres empezar tu viaje hacia una vida Zero Waste? ¡Déjame ser la primera en darte la bienvenida a la comunidad y a esta guía de primeros pasos para eliminar el plástico y reducir los residuos que generas!

Reducir los residuos que generamos no es tarea fácil y puede ser bastante abrumador cuando estás tratando de averiguar por dónde empezar. Lees noticias, historias, publicaciones sobre el daño irreversible que está generando el plástico en nuestro entorno pero son tantas las cosas que podrías hacer que te quedas paralizada y agobiada.

Antes de nada, respira, quiero darte las gracias por estar interesada en empezar a ser más consciente y querer reducir tus residuos, es un paso enorme y una decisión que seguramente te haya costado ya alguna peleílla con tus amigos, pareja o familia pero que aún así, has decidido tomar ya.

13.000.000 de toneladas. Esa es la cantidad de plástico que se filtra al océano cada año, según los cálculos de la ONU. Aproximadamente el 80% de esa basura plástica llega desde la tierra, mientras que el 20% restante proviene de fuentes marinas, como los trozos de redes y otros aparejos abandonados en el agua por las flotas de barcos pesqueros, según la agencia de Medio Ambiente de la ONU.

Ninguna persona vive 100% libre de generar residuos pero es importante tomar consciencia de cuáles son los que generamos, reducirlos y cambiar nuestros hábitos, de verdad que no es tan difícil. Si quieres acompañarme en este viaje que yo también estoy empezando y saber cómo dar el paso hacia una vida Zero Waste, sigue leyendo:

1. Escribe por qué quieres reducir tus residuos

Para mí ha sido una decisión basada en el daño que produce su gestión (o no gestión) una vez que se generan. Ya que por mucho que intentemos reciclar, solamente una quinta parte de los residuos que se producen en el mundo a día de hoy se llegan a reciclar (esto es poquísimo, fíjate durante unos días en todo lo que se genera en tu casa únicamente). Es por eso que mares, campos, ciudades…están a rebosar de basura que acaba en el agua o matando a la fauna. Encuentra si tu razón viene dada por tu preocupación por el medio ambiente, por ahorrar dinero, por educar a tus hijos… y escríbela. De esta manera tendrás siempre donde acudir cuando sientas que es muy difícil.

escribe por qué quieres reducir tus residuos

2. Usa lo que ya tienes

No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes… y luego te encuentras con 3 botes de champú entre la bolsa del gimnasio, el baño y la mochila de viaje. Empieza por ver qué tienes en casa antes de comprar cosas nuevas e inspírate en reutilizar todo aquello que puedas: botes de cristal, bolsas de tela, camisetas viejas… Además de ahorrar mucho dinero, podrás vaciar cajones y reciclar cosas que ahora solo ocupan espacio.

3. Empieza por dejar de utilizar artículos de un solo uso

Durante una semana, apunta en las notas del móvil a modo «auditoría» todo aquello que pasa por tus manos y que sea de un solo uso: servilletas, botellas de agua, cafés para llevar, bolsas de plástico… y empieza a ver qué cosas puedes dejar de utilizar primero. Cuando te quieras dar cuenta, tu basura se reducirá de manera increíble y empezarás a valorar mucho más tus tazas para llevar, botellas reutilizables…

dejar de utilizar artículos de un solo uso

4. ¿Puedes comprarlo de segunda mano?

No tienes por qué comprar todo de segunda mano, de hecho, si es algo que te va a producir felicidad, ¡Cómpralo! Durante mucho tiempo yo misma estuve sufriendo por no comprar, porque cuando empiezas a tomar consciencia pasas de 100 a 0. La raíz de todo esto es la de tomar consciencia y quedarse únicamente con cosas que nos produzcan felicidad. No tenemos que sentirnos culpables ni sirve de nada sentirse miserable o incapaz de disfrutar del acto de comprar cosas, simplemente se trata de elegir mejor qué cosas. ¿Quizás una batidora la puedo comprar de segunda mano?¿Una estantería? ¿Necesito otra camiseta blanca? ¿Una amiga ya no usa ese pintalabios?

5. Aprecia lo que ya tienes

Yo soy la primera que he tenido que reeducarme para no tirar las cosas cuando han dejado de funcionar o se han roto. Estamos educados para reemplazar todo aquello que deja de cumplir con su función, que nos deja de gustar o que se pasa de moda.

Si algo se te rompe, ¿lo puedes reparar? Echa un vistazo a las cosas que tienes a tu alrededor y fíjate si tienen que estar ahí y si necesitas algo más. A la hora de comprar objetos nuevos, elige productos que tengan historias detrás, que tengan un significado y que no estén envueltos en plásticos y embalajes innecesarios.

6. Apoya la producción sostenible.

Echa un vistazo a tu alrededor, pasea por tu ciudad y descubre el comercio local. Empieza apoyando pequeñas empresas que ofrecen productos sostenibles, más duraderos y hechos con materiales naturales, reciclados o desechables. ¿Sabes quienes son sus creadores? ¿Qué materiales se utilizan?

Cesta de almacenaje de fibras naturales

7. Reemplaza las cosas cuando se terminen

Cepillo de dientes de bambú, desodorante sólido, cuchillas de afeitar de acero… Compra alternativas una vez que se agoten los productos que tengas en casa. No sirve de nada tirar un cabezal de maquinilla sin estrenar por la locura Zero Waste, ¿no? eso sería 100% Waste. Puedes ir haciendo una lista de todas las cosas que comprarás y dónde las comprarás cuando lo que tengas se gaste, de tal forma que cuando sea el momento de sustituirlo sepas dónde hacerlo sin recaer en la comodidad de «comprar lo que tengas más a mano»

Recuerda, ¡Es un proceso!

Reducir tus residuos no es algo que vaya a suceder de la noche a la mañana, y para cada persona es distinto. Intenta no compararte con otras personas sino obtener inspiración de ellos, comunícate con otra gente que esté en el proceso si tienes preguntas o inquietudes.

Esto es el inicio de una serie de posts sobre cómo empezar a reducir tus residuos, dinos, ¿Qué área de tu vida te preocupa más o te resulta más difícil?

Ir a ética market

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *